Este viernes por la mañana, se concretó la transferencia de la central termoeléctrica Brigadier López a la empresa Central Puerto, que tiene por accionista a Nicolás “Nicky” Caputo, el mejor amigo del presidente.

La adjudicación había sido anunciada en febrero y a partir de hoy pasará a operar como parte de la empresa que también había pujado por hacerse con Ensenada de Barragán, la otra central termoeléctrica privatizada, que al final quedó en manos de YPF y de Pampa.

Ieasa, la ex Enarsa, estaba obligada por decreto a desinvertir, una decisión que generó polémica entre los especialistas en energía respecto de su valuación y de la conveniencia de pasar las centrales a manos privadas.

“Esta mañana se suscribió el contrato de transferencia del fondo de comercio y de ejecución de las obras de cierre de ciclo de la Central Termoeléctrica Brigadier López, entre Integración Energética Argentina S.A (IEASA) y Central Puerto S.A”, aseguraron desde la energética pública.

“Los 326 millones de dólares involucrados se componen de un desembolso por parte de Central Puerto en el día de la fecha de 165 millones de dólares y la asunción de una deuda de 161 millones de dólares. Por otro lado, la empresa ha asumido la obligación de completar la obra de cierre de ciclo que se estima en una inversión de aproximadamente 120 millones de dólares”, especificaron desde la ex Enarsa.

El contrato establece que Ieasa cede y transfiere a Central Puerto el Fondo de Comercio y todos los bienes, derechos y obligaciones que integran el mismo. Mientras que, Central Puerto se hará cargo de la continuidad laboral de los empleados de la central.